Dogma Asunción de la Virgen en Cuerpo y Alma al Cielo

El dogma es una verdad de fe, revelada, y por lo tanto, inmutable e indiscutible. Los dogmas sobre María son cuatro. Dos de ellos han sido aceptados por todas las corrientes cristianas y fueron establecidos en los primeros siglos después de Cristo, mientras que los otros dos pertenecen a tiempos contemporáneos (1845 y 1950). Los dos primeros surgieron de Concilios; los dos últimos son pronunciamientos papales, en respuesta a la devoción popular.

El primer dogma es la virginidad de María –concibió a su hijo por gracia divina- y el segundo es el que la proclama madre de Dios. Esto, debatido como vimos en el concilio de Éfeso, coincide con el momento en que se establece que en Jesús conviven lo humano y lo divino: el hijo de María es Dios encarnado.

El tercer dogma establece que María concibió sin mácula, es decir, que ella estaba libre del pecado original con el cual nacen todos los demás mortales. Teorizado en el siglo XIII, este dogma fue muy popular antes de recibir sanción pontificia por Pío IX en el año 1854.

El cuarto y último dogma es la Asunción de María al cielo, en cuerpo y alma, luego de morir y ser sepultada. Antes de ser dogma, por decisión del Papa Pío XII el 1º de noviembre de 1950, la Asunción ya era una creencia popular y la fiesta estaba muy difundida.

Algunos autores sostienen que la veneración cristiana a la madre de Jesús no es más que una derivación sincrética de creencias anteriores. Sin duda existe una influencia y es cierto que María sustituye como protectora a esas deidades precristianas, pero hay una diferencia básica entre las diosas paganas y María, porque mientras las primeras eran una mezcla de Bien y Mal, eran buenas y malvadas a la vez, María, como el Dios del Nuevo Testamento, es toda bondad, “llena de gracia”.

Desde el año 453, se registra la fiesta de la Asunción, en Jerusalén, y de allí viene la fecha del 15 de agosto. En el año 600, el emperador de Bizancio, Mauricio, ordena celebrar ese día en todo el Imperio. La fecha es totalmente incierta, e incluso hay tradiciones contradictorias, ya que para algunos la Asunción se produjo tres días después de la muerte, como en el caso de Jesús, y para otros mucho después.

La mayor parte de los relatos ubica la muerte de María en Jerusalén, pero también hay una hipótesis que sostiene que falleció en Éfeso (territorio de la actual Turquía), donde también habría muerto el evangelista Juan. Según esta versión, María vivió en un sitio cercano al lugar donde siglos más tarde tuvo lugar el célebre Concilio del año 431, y murió a los 64 años.16. Algunos textos afirman que María descendió a los infiernos antes de morir, para interceder por los condenados ante su Hijo de quien obtiene misericordia para ellos. Una leyenda que ha tenido mucha difusión. Y en efecto, para la Iglesia, María ocupa un rol de co-redentora, hasta cierto punto, al mismo nivel que su Hijo.


Fuente: https://www.infobae.com/sociedad/2019/12/24/la-virgen-maria-20-datos-asombrosos-sobre-la-mujer-mas-venerada-en-la-historia-de-la-humanidad/

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo