Las ménades

Las llamadas ménades o bacantes eran mujeres semidesnudas, con el pelo suelto adornado con pámpanos, que se entregaban a la lujuria y la embriaguez en las orgías llamadas bacanales. Lo mismo hacían brotar de la tierra surtidores de leche y miel que raptaban a niños y descuartizaban a hombres, como le sucedió, por ejemplo, a Orfeo.


Las Ménades aparecían extasiadas por el consumo de vino en los rituales de Dionisio, vestidas con pieles de ciervo y de pantera llevando a cabo bailes frenéticos. En su mano llevaban un cayado llamado thyrus que estaba rematado con ramas de pino y envuelto en ribetes, viñas y hiedra. También llevaban racimos de uvas, antor­chas y serpientes vivas. Su grito ritual era: ¡evoé, evohé! y de esta manera se incitaban unos a otros al frenesí.




6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo