¿Por qué febrero sólo tiene 28 días?

Febrero es el segundo mes del año en el calendario Gregoriano y el más corto, con 28 días o 29 en los años bisiestos. También es un mes que varía mucho según en la región del mundo donde vivas; para quienes están situados en el hemisferio norte, febrero representa el final del invierno, mientras que para quienes viven en el hemisferio sur, febrero es el punto final del verano. 

En muy rara ocasión ha existido un 30 o 31 de febrero, como sucede en los demás meses del calendario. ¿Nunca te preguntaste por qué febrero solo tiene 28 días o 29 en año bisiesto? Antes de poder contestar esta pregunta, debemos hacer un salto en la historia y comprender que el calendario que conocemos no siempre fue el mismo desde su creación, sino que ha sufrido numerosas modificaciones desde que a alguien se le ocurriera la idea de registrar el paso del tiempo en forma cíclica. El porqué lo encontramos en la época de los primeros romanos: en el siglo VIII a.C, los romanos utilizaban el calendario de Romulus; un calendario de diez meses que iniciaba el año en marzo y lo finalizaba en diciembre. Enero y febrero ni siquiera existían. En este calendario se alternaban los meses de 30 y 31 jornadas de este modo:


Martius: 31 días 

Aprilis: 30 días 

Maius: 31 días 

Iunius: 30 días 

Quintilis: 31 días 

Sextilis: 30 días 

Septiembre: 30 días 

Octubre: 31 días 

Noviembre: 30 días 

Diciembre: 30 días


Si sumamos todos los días del calendario de Romulus, encontraremos un problema bastante notable; el año tan solo duraba 304 días. Fue el rey Numa Pompilio quien decidió que, para adaptar el calendario al ciclo lunar, había que colocar dos meses más, en este caso, enero y febrero. 

Cada uno de los nuevos meses tenían 28 y 29 días, pero eso no le cayó bien a Numa, porque los números pares se consideraban mala suerte en aquel entonces. Por ello, se actualizó nuevamente el calendario para alternar los meses en 29 y 31 días. Dado que enero y febrero eran considerados meses de una estación "poco productiva", se pensó que no pasaba nada si ambos tenían días pares. Sin embargo, este cambio no fue suficiente. Arraigados en esa creencia supersticiosa, también se obligó a modificar los días de enero. A nadie le gustaba que el año empezara con un mes de mala suerte.


Martius: 31 días Aprilis: 29 días

Maius: 31 días

Iunius: 29 días Quintilis: 31 días

Sextilis: 29 días

Septiembre: 29 días

Octubre: 31 días

Noviembre: 29 días

Diciembre: 29 días

Ianuarius: 29 días

Februarius: 28 días 


Fue de este modo como con el paso del tiempo se fueron añadiendo y quitando días al calendario con el fin que coincidieran, finalmente, con las estaciones. El propio Julio César realizó una última modificación del calendario tirando por la borda todos los cambios realizados hasta el momento. Enero se colocó como el primer mes, se volvieron a intercalar meses de 30 y 31 días y febrero, como era el mes de la purificación, se quedó con 28 días.



Fuentehttps://ecodiario.eleconomista.es/noticias/noticias/8927755/02/18/Por-que-febrero-solo-tiene-28-dias-.html

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo