Los colores en la magia

Cuando se realiza un hechizo es común que se utilicen materiales con un determinado color, cada tonalidad tiene un fin específico ya que poseen diferentes vibraciones.


Rojo: Representa al espíritu, lo que está vivo. Este color es utilizado en hechizos de pasión, amor y deseo sexual. Está relacionado con situaciones de poder, vitalidad, fuerza y energía.


Amarillo: Es asociado al cuerpo, a lo material. Es usado en rituales para el éxito, la alegría y nuestras actitudes ante la vida. Se asocia con la inteligencia, la pureza mental y la espiritualidad.


Azul: Es el color del alma. Simboliza la paz, armonía, sabiduría y profundidad.


Naranja: Representa al cuerpo y el espíritu. Aumenta la motivación, logra resultados positivos que impliquen un alto rendimiento mental y es eficaz en rituales de atracción.

Verde: Está asociado al cuerpo y alma. Se recurre a este color en rituales de crecimiento, fertilidad, prosperidad e independencia. También se usa para el restablecimiento de la salud.


Violeta: Representa al alma y al espíritu. Color propio del esoterismo y la magia. Utilizado para rituales donde se desee respeto y para las entrevistas de trabajo.


Blanco: Color del espíritu, cuerpo y alma. Significa la pureza, claridad y es utilizado en cualquier hechizo de magia blanca. Sirve para aliviar la tensión y enfocarse en los objetivos de la vida.


Negro: Es el color de la nada, importante para invocar al silencio, rituales para evitar chismes sobre nosotros y para que no interfieran en nuestra vida. Es utilizado en hechizos de alejamiento, separación y cosas ocultas.




0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo