¿Qué es wicca?

La palabra wicca surge en las obras de Gerald Gardner y es una derivación del adjetivo para referirse a los practicantes de brujería, «los wica», y no a la religión, a esta la elude bajo «brujería». Sus raíces y conexión con las palabras wicca (pronunciado “buicha”) para brujo masculino, y wicce (“buiche”) para femenino, siendo la raíz original de witch (‘brujo’ o ‘bruja’ en inglés). Diferentes interpretaciones sitúan la palabra inglesa witchcraft (‘brujería’) con significados como “craft of the wise” (el arte/oficio de los sabios) y “craft of the wicca”. También sólo como “the craft” (‘el arte’) o el término de «religión antigua». Actualmente su nombre evoca «Brujería Neo-pagana» o «Brujería Moderna».

La Wicca es una neoreligión de origen pagana que se apoya firmemente sobre los pilares de las hechicería o la brujería, sus practicantes tratan de alejar sus orígenes de la brujería pero un componente de ésta si que lleva. Es Gerald Gardner quién populariza este movimiento neopagano tras ser iniciado en New Forest (Hampshire – Inglaterra), en una suerte de religión evolucionada de las prácticas anteriormente citadas, con sus propias tradiciones, mística y rituales llamados wiccanos, como sus integrantes. Las primeras noticias que se tienen de la Wicca surgen en territorio inglés, en 1954, Gerald Gardner, apasionado del ocultismo, publica su obra “Witchcraft Today” (“Brujería hoy”), en 1959 continúa con “The Meaning of Witchcraft” (“El significado de la brujería”). A él se debe los nuevos rituales que según sus propias palabras “rehizo tras encontrarlos divididos, fragmentados, siendo ya practicables”. Para otros autores e investigadores, como Aidan Kelly, todo sería producto de la imaginación del propio Gardner habiendo tomado información de la magia ceremonial y órdenes ocultistas como la popular Golden Dawn. Sin embargo Gerald Gardner mantuvo amistad con otros ocultistas de su tiempo, como Aleister Crowley del que se supone que toma alguno de sus rituales la Wicca así como de otros autores como Margaret Murray, Charles Leland o Sir James Frazer quienes creían en una religión matriarcal que da raíz común a todas las religiones y que habría sido guardada en secreto, esa raíz común sería la Wicca. Así, ubicando la historia de la Wicca, autores como Heselton, Doreen Valiente o Isaac Bonewits creían en una religión que se había mantenido intacta y oculta, el última opinaba así: “En algún punto entre 1920 y 1925, en Inglaterra, algunos folkloristas se unieron con algunos rosacruces de la Golden Dawn y con supuestos brujos tradicionales familiares, para producir el primer coven moderno en Inglaterra; uniendo de forma ecléctica las distintas fuentes que pudieron encontrar con el objetivo de reconstruir su pasado pagano”.  Con el paso del tiempo surgen nuevas ramas de la Wicca original como en los años 60 y 70 la llamada Wicca Diánica o “Brujería Diánica Feminista” basada en el Evangelio de las Brujas de Charles Leland donde destaca la creatividad y la espontaneidad. En la Wicca se potencian los rituales de autoiniciación personal, la ayuda a los interesados en la religión para ser parte de ella aunque no tengan acceso a la formación en un coven, o iniciado, chocando así con la idea de Gardner que: “sólo un brujo puede iniciar a otro brujo”.Sin embargo el hecho de que surgieran diferentes ramas de la Wicca hace que surja una denominación que enmarcaría a la original, esa denominación es “Wicca Tradicional”, y así es reconocida en diferentes países del mundo donde sus seguidores se cuentan por cientos de miles.

13 principios Wicca Practicar un ritual Entrar en sintonía con el mundo y las fuerzas de la naturaleza, el cosmos, las estaciones. No luchar contra el mundo, sino moverse en sintonía con él. Para las mujeres las fases de la luna son parte de sus ciclo orgánico y anímico que no debemos dejar de lado. Armonía con la naturaleza El equilibrio ecológico y cuidar al medio ambiente como esa conciencia de que el mundo somos nosotros, en él nos movemos, somos responsables de cuidarlo.  El poder de la espiritualidad La conexión con uno mismo permite un poder mucho mayor, el autocontrol, no sólo como control sino como conocimiento de nosotras mismas: emociones, pensamientos… no es sobrenatural, es una capacidad que se practica y se desarrolla. El Universo tiene un poder dual Lo masculino y lo femenino no son polos opuestos sino complementarios, ambos habitan en nosotros. El sexo es entonces conexión con el otro además de fuente de placer, es encarnación de la vida y debemos tratarla como una práctica mágica.  Mundo exterior e interior en armonía El mundo en el que vivimos debe armonizarse con nuestro mundo interno, para ello se trabaja en el manejo de las propias energías y formas de asumir la vida, el poder, el inconsciente colectivo que atraviesa nuestras vidas. No a las jerarquías, la autoridad o la competencia Son respetadas por igual la sabiduría y conocimiento de todos por igual, los otros no son superiores o inferiores a nosotros, son diferentes y ello es riqueza para compartir. Niega las relaciones de competencia entre sexos.  Filosofía, magia y sabiduría son una La Wicca Way o filosofía de vida es una práctica, una forma de ser que hace mágica la vida. Ser bruja es tener fuerza interior Un brujo o bruja controla las fuerzas, ya no sólo internas sino externas, es decir, regula conscientemente su entorno sin que éste le arrastre o lo domine, con sabiduría y armonía.  La vida es evolución del universo Somos parte del universo, producto de una evolución que va más allá de nosotros, pero debemos a aprender a identificar el rol que jugamos dentro de él. No hay un único camino

No fiarse de las religiones, filosofías o pensamientos que pretenden dar una Única visión del mundo o un sistema cerrado de creencias absoluto, pues sólo han suprimido la libertad.  Situarse en su lugar Ser brujo o bruja implica ejercer lo que se es desde el lugar y tiempo en el que uno se encuentra, desde sus propia vida, enfrentando las contradicciones propias del día a día.  El mal no existe, es un pretexto del poder No hay culto al mal o a Satán, como se les ha acusado a las Wiccas; el mal absoluto no existe, es un pretexto para que cualquier tipo de poder (político, sexual, emocional) nos domine.  Enriquecerse de la diversidad de cada cultura Cada cultura es diferente, pero ser auténtica implica no doblegarse ante otros pensamientos o tradiciones, sino conocer y compartir, aprender sin importar la raza, nacionalidad, sexo, color de piel, edad, cultura o preferencia sexual.

Fuente: https://culturacolectiva.com/adulto/13-principios-de-las-brujas-wiccas-para-las-mujeres-de-hoy https://elitediario.com/principios-basicos-de-la-wicca/

36 vistas0 comentarios