Tipos de mancias

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, mancia significa “adivinación” o “práctica de predecir”. Proviene del griego “manteia”. Utilizamos este término para denominar a las técnicas de adivinación o predicción del futuro.


Existen infinidad de mancias diferentes que se vienen utilizando desde el inicio de la civilización y que son muy conocidas, como podrían ser las cartas del tarot (cartomancia), las runas o la bola de cristal. Mientras que existen otras muy curiosas y que pocos conocen, como la alectomancia, la croniomancia o la rasodomancia. Los sabios de pueblos antiguos como los caldeos, los babilonios o los árabes, utilizaban estas técnicas para hacer predicciones. A ellos acudían personas de todo tipo para recibir consejo y una guía para las decisiones importantes que tenían que tomar en sus vidas. Desde campesinos hasta reyes y dirigentes militares buscaban ser ayudados por medio de las mancias.


En la Edad Media algunas mancias, como por ejemplo la quiromancia (adivinación del futuro por medio de la lectura de las líneas y signos de la mano), fueron disciplinas muy respetadas que se estudiaban en las universidades, pero con la aparición de la ciencia racional quedaron relegadas, junto con la astrología y la alquimia, a los baúles de la historia como si se trataran de reliquias de una época menos racional. Hoy día, a comienzos del siglo XXI, la gran fisura entre la ciencia y el misticismo se ha estrechado considerablemente.


Cada vez más, la ciencia confirma más que desmiente los fenómenos “irracionales”: se han medido los cambios que se producen en la actividad de las ondas del cerebro durante la meditación; el aura humana puede fotografiarse con una cámara Kirlian e incluso las partículas atómicas, que son las unidades básicas del universo, parecen ordenarse ellas mismas de acuerdo con las expectativas de quien las percibe. 


Estamos ante el comienzo de una nueva era en la que las personas se están cansando de la superficialidad del sistema consumista actual y han empezado a interesarse más por la parte humana y espiritual, en la que buscan “algo más” que realmente les llene y les ayude a vivir la vida de una forma más plena y feliz. 


Compartimos con ustedes algunas mancias:


AEROMANCIA: Arte de adivinar por medio de los fenómenos atmosféricos, se practicaba de diferentes maneras, una forma se reduce a la observación de los meteoros, de los truenos, rayos, etc, otra a la aparición de los espectros que se veían o se creían ver en el aire, otras de la visión de los aspectos favorables o desfavorables de los planetas.


ALECTOMANCIA: Adivinación por medio de un Gallo, se hacía un circulo en el suelo, y se dividía en casillas, en cada una de las casillas se escribía una letra del alfabeto y se colocaba encima de cada casilla un grano de trigo, acabado de hacer esto se ponía al Gallo en el circulo y se observaba secuencialmente las letras de las casillas que el gallo se iba comiendo, y con esas letras se formaba una palabra, de la que luego se deducían los pronósticos. Las variaciones modernas basadas en este principio son el tablero de la ouija, y el vaso boca abajo, la ruleta, en la que se le atribuye un valor numérico a las letras del alfabeto, o cualquier otro elemento circular con el alfabeto que pueda hacerse girar.


ALEUROMANCIA: Adivinación que se practicaba a través de la harina, mézclese cedulillas arrolladas en un montón de harina, removiéndolas 9 veces de una parte a otra: repartan enseguida la masa a los diferentes curiosos y cada uno debe razonar o soñar según la cedulilla que le había tocado en suerte.


ALOMANCIA: data de la época en que la sal era una sustancia preciosa y se ofrecía en sacrificio a los dioses paganos. Esto llevó a la práctica de verter sal en un fuego para leer las formas del consiguiente humo. Esto se ha modificado en épocas modernas y ahora se practica vertiendo una cucharada de sal sobre una superficie plana e interpretando después las formas que ha formado al azar.


CRONIOMANCIA: Adivinación por medio de las cebollas, se practicaba en la noche de Navidad, se ponían algunas cebollas sobre el altar, y se escribía encima el nombre de la persona o personas de las que se querían tener noticias. La cebolla que brotaba primero anunciaba que el sujeto cuyo nombre tenia, gozaba de perfecta salud. Esta adivinación se utilizó en Alemania, entre las jóvenes que deseaban saber a quién iban a tener por marido.


DACTILOMANCIA: Adivinación que se hacia teniendo un anillo mágico suspendido por un hilo sobre una mesa redonda. En los bordes de la mesa, estaban escritas las letras del alfabeto, ahora bien, cuando el anillo empezaba a oscilar, señalaba ciertas letras, las cuales unidas después, componían uno o más nombres que servían para dar una contestación a las preguntas formuladas.


RASODOMANCIA: Adivinación que se practicaba leyendo al azar algún poema y se tomaba el pasaje que se encontraba, como una predicción de lo que se debía saber.


RUNAS: Las runas fueron inventadas en Dinamarca o en Suecia, hacia el año 200 d.C. Las runas germánicas más antiguas eran muy rudimentarias y a menudo consistían en apenas unas líneas rectas combinadas de diferentes formas. Se usaban para diversos propósitos que nada tenían que ver con la magia, como escribir cartas, dar instrucciones e identificar a los dueños de una propiedad. Ya desde sus comienzos, sin embargo, se daba a las runas un significado mágico. Los vikingos y otros pueblos germánicos las usaban como instrumentos de adivinación, y talladas en las espadas los hacían invencibles en la batalla; las inscribían en amuletos de piedra para protegerse de las enfermedades y de la hechicería y las cincelaban en las lápidas para disuadir a los ladrones de tumbas. La antigua práctica de utilizar runas para predecir el futuro experimentó un notable resurgimiento en el siglo pasado. Cuando los vikingos y los anglosajones usaban runas para la adivinación, empezaron a tallar símbolos rúnicos en finas tiras de madera procedente de ramas de árboles frutales. Estas tiras eran lanzadas al azar sobre un trapo blanco y limpio; luego el maestro de runas escogía tres (mientras miraba hacia el cielo para recibir la inspiración divina) e interpretaba su significado.


441 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

DIRECCIÓN

* ONLINE ZOOM

* Av Col. del Valle n. 413, Colonia Del Valle, México D.F. C.P. 03300

albedo.astrologia@gmail.com

albedo.escuela@gmail.com

Tel: 044 55 54 01 10 84

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
logo-whatsapp-png-pic-20.jpg

© 2021 Albedo Escuela. Web creada por @AlterWorld