top of page

El origen de los dioses aztecas

Al principio de los tiempos, cuando nada existía, surgió Ometéotl: el dios que se creó a sí mismo. Después, Ometéotl dio vida a: Ometecuhtli y Omecíhuatl, quienes se consideran como la Pareja Creadora.

Ambas deidades procrearon a los cuatro Tezcatlipocas: Xipe Tótec (el rojo), Yaótl (el negro), Quetzalcóatl (el blanco) y Huitzilopochtli (el azul). A partir de estas deidades principales, van a surgir muchas otras cuya popularidad varía. Por ejemplo, pocos hemos oído hablar de Chantico, diosa de los tesoros personales, pero, muchos sabemos que Tonatiuh es dios del sol. Es indispensable señalar que se trata de un error interpretar la cosmovisión nahua de manera lineal. Pues, se trata de una mitología profundamente compleja en la que una deidad puede ser la madre de su propia abuela. Un ejemplo es la diosa Coatlicue, quien es considerada “madre de los dioses” o como “la deidad abuela”. Coatlicue desciende de la Pareja Creadora y al mismo tiempo, es madre de su propia madre.



10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page