Mabon

Mabon es una de las ocho festividades de la Rueda del Año, una especie de calendario utilizado por varias religiones paganas. Esta Rueda consta de ocho ciclos, a los que denominan sabbats. Estos sabbats son: Imbolc (el 2 de febrero), Ostara (en marzo, el inicio de la primavera), Beltane (1 de mayo), Litha (inicio del verano, en torno al 20 de junio), Lughnasadh (1 de agosto), Mabon (equinoccio de otoño), Samhain (1 de noviembre) y Yule (inicio del invierno, sobre el 21 de diciembre). Este tipo de religiones consideran que la vida es cíclica y con estos sabbats representan el curso de la vida.

Mabon presenta bastantes similitudes con Ostara, que representa el otro equinoccio. Hace referencia al equinoccio otoñal, que tiene lugar, en el Hemisferio Norte, alrededor del 22 de septiembre y en el Hemisferio Sur, alrededor del 21 de marzo. Es importante decir que el nombre "Mabon" es reciente (años 70′), y que en las culturas antiguas era conocido como "mes sagrado" o "haleg-monath", "Chung chiu", entre otras maneras de denominarlo. Esta festividad, para nuestros ancestros, tenía como objetivo dar las gracias por los frutos que la tierra les había concedido y compartirlos en comunidad para que la Diosa y el Dios les llenaran de bendiciones en los meses invernales. Celebraban, por tanto, la abundancia y el equilibrio entre el principio femenino y el principio masculino, en la Naturaleza. Simbólicamente hablando, Mabon es la época en la que el Dios se está preparando para morir en Samhain y regresar, así, al vientre de la Diosa, para renacer en Yule.

Simboliza el ciclo vida-muerte-vida de la Naturaleza, el que las mujeres seguimos de manera tan clara durante nuestra vida fértil, mediante el ciclo menstrual. En este caso, la equivalencia de esta festividad sería el pasar de la Fase Madre (ovulación) a la Fase Hechicera (premenstruación). Es importante tener en cuenta este aspecto e integrarlo en nuestra psique porque es la forma más sencilla y potente de despertar la naturaleza salvaje que vive dormida en el interior de todas las mujeres de esta sociedad.



En este tiempo, la naturaleza decae, disminuye su generosidad preparándose para la hibernación, para el descanso. Y mientras los árboles van despojándose de las hojas que les sobran, para poder llegar livianos al invierno, también nosotras tenemos que hacer el trabajo de soltar lo que nos sobra, lo viejo y, con el fin del ciclo, integrar y aceptar con amor la vejez y la muerte.

El equinoccio de otoño nos recuerda que para renacer, antes hay que morir. Es hora de ir preparándonos para Samhain. Mabon es considerada una época de Misterios. Época para honrar a las Deidades mayores y al mundo espiritual. Medita sobre lo que ya no quieres en tu vida y sobre la forma en qué puedes dejarlo ir.

Mabon representa un portal. Atravesándolo nos adentramos en el otoño. Pasar un portal tiene una simbología muy potente que nos prepara para recibir lo que haya de venir, que nos abre, que nos hace sentir poderosos. Hay mucho de sabiduría ancestral en este hecho. Por ello, si te es posible, hazte un portal y atraviésalo cuando llegue Mabon. Coloca algo nuevo, que represente el invierno, y vuelve a atravesarlo cuando éste llegue. Alrededor del altar de Mabon podemos realizar un mandala con objetos orgánicos que representen el otoño: hojas, piñas, bellotas, frutas (naranjas, granadas, calabazas, palitos de canela, etc). Para celebrar la ocasión sería bueno vestirnos con los colores de la estación, crearnos una corona de flores u hojas secas. Además del altar podemos tener, en casa, rincones decorados con frutos preparados para comer, por ejemplo, frutas secas como dátiles, nueces, etc.


Como todos los rituales, existen algunos símbolos para honrar a Mabon. Uno de los más destacados es la Cornucopia o cuerno de la abundancia. Se trata de un símbolo para consagrar la prosperidad y representa a la vez las energías masculinas y femeninas. Otro símbolo de gran importancia es la manzana, que es considerada un símbolo de renovación, sabiduría e inmortalidad. Relacionado con la manzana, encontramos otro símbolo importante en los rituales del Mabon y de muchos otros paganos: el pentáculo o pentagrama. Este se suele utilizar para representar la tierra, que a su vez engloba al resto de elementos. Además, el círculo que se puede trazar a su alrededor representa el círculo eterno de la vida del que habla la Rueda del año y la totalidad del inverso. Es, en definitiva, un símbolo protector. Como cada ritual, tiene unos colores representativos, que son los propios del otoño: tonos amarillos marrones, rojizos o dorados.

Fuente: https://casadeluna.org/blog/mabon-equinoccio-de-otono/ https://www.lasexta.com/noticias/cultura/mabon-fiesta-pagana-llegada-otono_201908075d4ae15d0cf21cf740a16bdf.html

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo